martes, 9 de agosto de 2016

nausicaa

Nausicaa. Modelado, mosaico veneciano,
vicri y azulejo con lustre de oro sobre bastidor
con técnica mixta




Al ver Poseidón a Ulises navegando en su balsa, se enfureció y le lanzó olas enormes. La precaria nave sucumbió y nuestro héroe fue finalmente arrojado -agotado y sin ropas- a las costas de la isla de Drépane.

Allí fue encontrado por Nausicaa, la bella hija del rey Alcinoo y la reina Aretes, mientras jugaba a la pelota con sus esclavas.

Ulises se despertó alarmado por los gritos de las muchachas, cubrió con una frondosa rama de olivo su desnudez, y habló a la princesa tan dulcemente que ella se comprometió a presentarlo a sus padres y a ayudarlo a regresar a Ítaca.


En base a Los mitos griegos de Robert Graves