lunes, 25 de julio de 2016

la hechicera circe

Marineros hartos alrededor de la mesa, Circe como si nada
Marinero cerdo, bombones cover a Julio Cortázar
(alfarería, modelado, esmaltes, mesita)
Circe. Modelado, pátinas, esmaltes, mosaico veneciano,porcelana eléctrica


Un violento vendaval del sur le condujo después hasta el final del mar Adriático y tomó tierra en Eea, una pequeña isla gobernada por la diosa Circe. Cuando Euríloco -amigo de Ulises- llevó a un grupo de veinte hombres a tierra, Circe les invitó a todos a su palacio. Lobos y leones rondaban por el jardín. Para sorpresa de Euríloco, en lugar de atacar a los marineros, se alzaban sobre sus patas traseras y les acariciaban cariñosamente.

Circe ofreció a sus visitantes un buen banquete, que consistía en queso, pan de cebada, miel y vino; pero estaba drogado. Habían comido sólo unos pocos bocados cuando ella les golpeó en los hombros con su varita. Se convirtieron inmediatamente en cerdos, los encerró en una sucia pocilga y les lanzó bellotas como postre. Aquellos leones y lobos también eran hombres, encantados del mismo modo.

Sólo Euríloco escapó: había temido alguna trampa y en vez de entrar en palacio, observó desde una ventana.

Con ayuda del dios Hermes, Ulises logró evadir el hechizo de Circe, quien arrepentida le ofreció parte de su reino y compartir su lecho con él. A pesar de su urgencia por seguir el viaje a casa, nuestro héroe no pudo rechazar la hospitalidad. Tuvieron tres hijos.

En base a Los mitos griegos de Robert Graves

viernes, 22 de julio de 2016

feroces lestrigones

Lestrigón. Modelado, esmaltes, ahumado con impronta
de hojas post-cocción. Sobre bastidor con técnica mixta
Lestrigón. Modelado, esmaltes, ahumado con impronta
de hojas post-cocción. Sobre bastidor con técnica mixta
Lestrigón. Detalle
Lestrigón. Detalle


Tras siete días de llegaron a Formia, un puerto italiano cerrado y habitado por los gigantes caníbales lestrigones. Ulises atracó su flota en la playa y mandó a algunos marineros a buscar agua.

Pero desde los acantilados los lestrigones comenzaron a lanzar una lluvia de piedras que destrozaron sus naves a pedazos. Después asesinaron y se comieron parte de la tripulación a placer. Ulises escapó en una nave, instando a sus compañeros a que remasen vigorosamente para salvar sus vidas.


En base a Los mitos griegos de Robert Graves

martes, 19 de julio de 2016

cíclope pastor


Resultó ser el país de los feroces y bárbaros Cíclopes, llamados así por el gran ojo redondo que tenían en el centro de la frente. Habían olvidado el arte de la herrería que conocían sus antepasados que trabajaban para Zeus y ahora eran pastores sin leyes, asambleas, naves, mercados, ni conocimiento de la agricultura, viviendo como huraños separados unos de los otros en cavernas excavadas en las colinas rocosas.

Robert Graves. Los mitos griegos. Alianza Editorial

domingo, 17 de julio de 2016

la isla de los cíclopes

Cíclope-ñarol. Alfarería, modelado, esmaltes
y mosaico con azulejos
Cíclope doble. modelado, esmaltes y ahumado
post-cocción, técnica mixta
(más de cerca)
Esperando a Ulises. Alfarería, modelado, esmalte, mosaico veneciano, vicri y smalti
Cíclope negro. Alfarería, modelado, ahumado post-cocción

Ulises se dirigió hacia el norte hasta que llegó a la fértil, pero deshabitada isla de Sicilia, llena de cabras y ovejas salvajes y mató algunas para comérselas. Después tomó una sola nave para explorar la costa por el otro lado. Resultó ser la tierra de los feroces cíclopes: pastores gigantes de solo ojo, feroces, huraños y antropófagos, que vivían apartados los unos de los otros en cuevas excavadas en la roca.

Ulises y sus compañeros vieron una de estas cuevas y entraron sin darse cuenta de que era la casa de Polifemo. Al ver que no había nadie, encendieron un fuego, asaron algunos cabritos y comieron felizmente. Hacia la tarde Polifemo regresó, condujo su rebaño hacia la cueva y cerró la entrada con una piedra tan enorme que ni treinta pares de bueyes apenas podrían haberla movido. Algunos minutos después, cuando Polifemo se sentó a ordeñar las ovejas y las cabras, levantó la mirada y descubrió a Ulises.

    -¿Qué se os ofrece? -preguntó bruscamente.

    - Somos griegos, recién llegados del famoso saqueo de Troya y confiamos en tu hospitalidad.

Polifemo tomó inmediatamente a dos marineros por los pies, estampó sus cabezas contra el suelo de piedra y se los comió crudos.


En base a Los mitos griegos de Robert Graves

jueves, 14 de julio de 2016

el dulce fruto del olvido | lotófagos

Lotófago. Arcilla coloreada, alfarería, modelado
Lotófago. Arcilla coloreada, alfarería, modelado
Lotófagos. Arcilla coloreada, alfarería, modelado. Alambre y papel vegetal

Tras nueve días de peligro y penalidades, Ulises se encontró a la vista el promontorio libio donde viven los lotófagos. El loto es una baya dulce, sin hueso, amarilla y bastante saludable, con la salvedad de que quien la come pierde por completo el recuerdo de su país. Ulises desembarcó en Sirinx y, mientras llenaba las tinajas de agua, envió una patrulla.

Los exploradores, después de haber comido unos cuantos frutos ofrecidos por los simpáticos nativos olvidaron inmediatamente dónde estaban, por qué habían ido allí e incluso, sus propios nombres. No querían nada más que pasar el resto de sus vidas allí, comiendo lotos.


En base a Los mitos griegos de Robert Graves

miércoles, 13 de julio de 2016

tierra de cicones

Cicón. Modelado, clavos, esmaltes, ahumado post-cocción
 sobre bastidor con técnica mixta

Ismaro, tierra de los Cicones, fue la primera isla a la que Ulises arribó. En el saqueo sólo perdonó la vida a Maro quien como agradecimiento le dio muchas jarras de vino dulce (la mitad de las cuales se las bebieron sus hombres en un almuerzo en la playa). 
Cuando los demás cicones que vivían en el interior vieron llamas elevándose de Ismaro acudieron prontamente y como venganza cargaron sobre los marineros borrachos. Ulises embarcó a la mayoría de ellos otra vez, aunque tuvo que abandonar a los muertos y a los heridos de gravedad. 

Entonces, un violento vendaval del noreste llevó a su flota por el mar Egeo hacia Citera, una isla en la punta más meridional de Grecia. Aprovechando una calma repentina, hizo que sus hombres remaran e intentaron doblar Citera, dirigiéndose hacia el noroeste, hacia Ítaca, pero el vendaval comenzó a soplar con mayor furia que antes y duró nueve días.

En base a Los mitos griegos de Robert Graves

martes, 12 de julio de 2016

el mar de ulises

El mar de Ulises. Mosaico veneciano y azulejo con lustre de oro
El mar de Ulises (detalle)
El mar de Ulises (detalle)

de ulises y demás viajeros


No existen los países extranjeros. El que viaja es el único extranjero.


Robert L. Stevenson

viernes, 8 de julio de 2016

de dioses, caníbales, amantes y otros monstruos que demoraron a ulises | recorrido

Cicones y lotófagos
Lotófagos
Cíclope-ñarol

Cíclopes varios
Lestrigones

Circe y marineros hechizados
Cancerbero
Sirenita verde
Escila 

Calipso
Trofeos
Los vencidos

 
Penélope
Vengan!

sábado, 2 de julio de 2016

algunos de los dioses, caníbales, amantes y otros monstruos que demoraron ulises

Algunas personas que los van a estar esperando en la muestra:

Sirenita verde
Sirenita verde
Circe
Cicón
Lestrigón

de dioses caníbales, amantes y otros monstruos que demoraron a ulises | texto de mariel tarela

Mi querda amiga y colega Mariel escribió este bello texto para mi muestra. Recontra orgullosa

De dioses, caníbales, amantes y otros monstruos que demoraron a Ulises
Florencia Melo | OSDE 2016

En De dioses, caníbales, amantes y otros monstruos que demoraron a Ulises como Penélope misma, Florencia Melo teje una trama con historias diversas: la que cuenta Homero acerca del Rey de Ítaca y su travesía de camino a casa; la de los seres fantásticos que Ulises va arrasando durante los veinte años que demora su regreso; la de la madurez de su  propia obra artística, que alcanza ya los treinta años; y la de los visitantes que completan la obra entrelazando recuerdos y experiencias sensibles en este tejido.
Siguiendo el hilo conductor de la Odisea viajamos al encuentro de figuras autónomas que nos interpelan. No se agotan con ilustrar obra literaria alguna. A través de su presencia, de su concepción estética, de la sensibilidad del tratamiento material y el  minucioso cuidado de sus detalles, relatan los pormenores de su esencia y se conectan con nuestra percepción para inquietarnos.
Si la obra clásica de Homero fue creada para glorificar las hazañas del héroe, que mantiene su integridad en tanto destruye todo lo que encuentra; la obra contemporánea de Florencia Melo propone otra forma de relación. Brinda hospitalidad a los otros, los hace visibles, respeta y valora su diversidad.
De dioses, caníbales, amantes y otros monstruos que demoraron a Ulises desborda de ese tipo de poesía que no es la de las palabras, que la autora ha creado con destreza en la sutil combinación de sensibilidad, valores éticos y estéticos.


Mariel Tarela 

previa

Borradores, mails, invitaciones, embalajes, traslados.... todo ese universo que implica hacer una exposición.

Menos de la mitad de la muestra lista para subirse al auto
Desde el 5º piso de la Fundación Osde, en el corazón
mismo de la ciudad de La Plata, no-vista de la Catedral
(ph: Elián Epeloa)