lunes, 25 de julio de 2016

la hechicera circe

Marineros hartos alrededor de la mesa, Circe como si nada
Marinero cerdo, bombones cover a Julio Cortázar
(alfarería, modelado, esmaltes, mesita)
Circe. Modelado, pátinas, esmaltes, mosaico veneciano,porcelana eléctrica


Un violento vendaval del sur le condujo después hasta el final del mar Adriático y tomó tierra en Eea, una pequeña isla gobernada por la diosa Circe. Cuando Euríloco -amigo de Ulises- llevó a un grupo de veinte hombres a tierra, Circe les invitó a todos a su palacio. Lobos y leones rondaban por el jardín. Para sorpresa de Euríloco, en lugar de atacar a los marineros, se alzaban sobre sus patas traseras y les acariciaban cariñosamente.

Circe ofreció a sus visitantes un buen banquete, que consistía en queso, pan de cebada, miel y vino; pero estaba drogado. Habían comido sólo unos pocos bocados cuando ella les golpeó en los hombros con su varita. Se convirtieron inmediatamente en cerdos, los encerró en una sucia pocilga y les lanzó bellotas como postre. Aquellos leones y lobos también eran hombres, encantados del mismo modo.

Sólo Euríloco escapó: había temido alguna trampa y en vez de entrar en palacio, observó desde una ventana.

Con ayuda del dios Hermes, Ulises logró evadir el hechizo de Circe, quien arrepentida le ofreció parte de su reino y compartir su lecho con él. A pesar de su urgencia por seguir el viaje a casa, nuestro héroe no pudo rechazar la hospitalidad. Tuvieron tres hijos.

En base a Los mitos griegos de Robert Graves