miércoles, 13 de julio de 2016

tierra de cicones

Cicón. Modelado, clavos, esmaltes, ahumado post-cocción
 sobre bastidor con técnica mixta

Ismaro, tierra de los Cicones, fue la primera isla a la que Ulises arribó. En el saqueo sólo perdonó la vida a Maro quien como agradecimiento le dio muchas jarras de vino dulce (la mitad de las cuales se las bebieron sus hombres en un almuerzo en la playa). 
Cuando los demás cicones que vivían en el interior vieron llamas elevándose de Ismaro acudieron prontamente y como venganza cargaron sobre los marineros borrachos. Ulises embarcó a la mayoría de ellos otra vez, aunque tuvo que abandonar a los muertos y a los heridos de gravedad. 

Entonces, un violento vendaval del noreste llevó a su flota por el mar Egeo hacia Citera, una isla en la punta más meridional de Grecia. Aprovechando una calma repentina, hizo que sus hombres remaran e intentaron doblar Citera, dirigiéndose hacia el noroeste, hacia Ítaca, pero el vendaval comenzó a soplar con mayor furia que antes y duró nueve días.

En base a Los mitos griegos de Robert Graves