viernes, 20 de febrero de 2015

contemplación

No hay como la naturaleza para sintonizar un poco el alma